///

De Escalador de Arizona a Querido Maestro Y Reparador de Bicicletas: El Camino de James Nelson Hacia la Enseñanza Del Inglés

3 mins read

Read the article in English here

James Nelson, profesor de estudiantes de inglés (ELL), creció en la zona rural de Arizona y vivía a 45 minutos en autobús de la escuela. Con animales salvajes a su alrededor, su familia “comía serpientes de cascabel con bastante frecuencia porque las encontrábamos y las matábamos, y luego las comíamos porque eran proteínas gratis”.

A pesar de que siempre le encantó aprender, la escuela nunca fue fácil para él. Tuvo que ir a un internado para repetir su primer año. “Estaba realmente indignado con mis profesores porque no quería parecer estúpido, pero nunca obtuve una A en mi vida hasta que llegué a la escuela de posgrado. Trabajé muy duro y obtuve B’s y C’s, mientras que mis amigos apenas trabajaron y obtuvieron solo A’s”, dijo.

Aunque ahora es profesor de inglés, tuvo dificultades con el inglés en la escuela secundaria y estaba más interesado en aprender español, física y teatro.

“Tuve muchos profesores increíbles que nunca se dieron por vencidos conmigo, a pesar de que de ninguna manera era el mejor estudiante. No me agradaron en ese momento, pero luego me di cuenta de que en realidad estaban tratando de ayudar”, dijo.

Nelson disfrutaba pasar tiempo al aire libre y se dedicaba a pasatiempos como escalar y andar en bicicleta. Dijo: “Mi amigo me preguntó si quería ir a escalar con él, aunque no tenía idea de cómo hacerlo. Así que fuimos a una vieja cabaña abandonada, subimos a la chimenea y lo pasamos genial”. Él y su amigo también aprendieron a arreglar bicicletas de montaña, yendo de puerta en puerta preguntando a la gente si podían arreglar sus bicicletas.

Después de graduarse de la escuela secundaria, Nelson se fue a España a trabajar en construcción. “Trabajar en la construcción me motivó mucho para ir a la universidad porque era difícil. Es un trabajo duro, yo no era el tipo que blandía el martillo, era el tipo que cargaba paneles de yeso durante ocho horas todos los días”.

Después de nueve meses, se mudó a Los Ángeles y asistió a UCLA durante ocho años. Durante su estancia allí, Nelson exploró una multitud de disciplinas diferentes, incluido el teatro, la geología, la informática, la historia y la historia y teología del cristianismo primitivo. En su octavo año, “la UCLA dijo: ‘O te gradúas o te echaremos’”, dijo. Habiendo acumulado la mayoría de las clases requeridas de la especialidad, decidió especializarse y graduarse con un título en inglés.

UCLA hizo que Nelson quisiera regresar a “un lugar en medio de la nada”. Entonces, después de graduarse, se convirtió en guía en las montañas del lago Tahoe. “Me involucré mucho en la escalada, el esquí de travesía, la escalada en roca, el kayak y otras actividades al aire libre. Pensé que eso era lo que quería hacer, pero me di cuenta de que era mi pasión más que mi trabajo.”

Durante su tiempo como guía, aprendió que lo que realmente amaba de la experiencia era el aspecto educativo. “Lo que me encantaba no era ayudar a alguien a llegar a la cima de la montaña, sino verlos aprender a hacerlo. También aprendí que eso es lo que mis maestros hicieron por mí durante todo el tiempo que estuve en la escuela”.

Inspirado, regresó a Los Ángeles para asistir a la escuela de posgrado en la Universidad de Pepperdine para obtener su maestría en educación y obtener su credencial de maestro. Luego consiguió su primer trabajo de maestro a tiempo completo en South City High School. Nelson enseñó en varias escuelas secundarias antes de llegar a M-A, donde ha permanecido durante diez años. Antes de obtener la maestría, ayudó a iniciar una pequeña escuela charter llamada Everest Public. Ha impartido principalmente clases de inglés y español.

Ahora, Nelson enseña inglés a estudiantes de habla hispana. Pero más allá de la enseñanza, también es el creador de M-A on the Move, un programa destinado a reducir el tráfico de automóviles y lograr que más estudiantes anden en bicicleta. Ofrece bicicletas reacondicionadas de forma gratuita a los estudiantes para que tengan un medio de transporte.

“Un día, un estudiante con el que no me llevaba muy bien estaba arreglando su bicicleta y le pregunté si quería ayuda. Tomé mis herramientas y comencé a arreglarla, y mientras trabajaba en ello, él me detuvo y me dijo: “¿Cómo arreglas eso?” Se lo mostré y se fue sin siquiera darme las gracias. Pero al día siguiente, en clase, no fue tan grosero y luego me preguntó si podía arreglar la bicicleta de su amigo. A medida que pasó el tiempo, comencé a encontrarlo menos frustrante y me di cuenta de que trabajar en bicicletas puede ser divertido. Uno de nuestros subdirectores me vio trabajando en bicicletas y me preguntó si quería iniciar un programa, y ​​así nació M-A on the Move”, dijo.

Al recordar sus experiencias de vida, el mensaje más importante que Nelson quiere transmitir es el de nunca darse por vencido. “La habilidad más importante que cualquier persona aprenderá es cómo volver a levantarse. El problema con muchos estudiantes es que les aterroriza reprobar aunque sea una vez. No temas caerte, lo vas a hacer. Así es como se aprende”.

Celeste is a junior in her second year of journalism. She is the co-writer of the weekly column Bears Doing Big Things, featuring alumni. She also is a copy-editor and manages the publication's Spanish translations and social media. She enjoys covering issues affecting the M-A community through features and writing Bear Bites about local restaurants. Her story on La Biscotteria was recognized as a top-10 NSPA Blog Post of the Year.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Latest from Blog